REVISTA WIPALA

Un espacio para hablar de turismo territorio y buen vivir

.

Slider

EL MENSAJERO MICROSCOPICO: DESCODIFICANDO EL VIRUS MAS ALLÁ DE SU ARN

Los virus son tal vez el organismo que se encuentra en el limite entre lo vivo y lo inerte, son pequeñas cadenas de ácidos nucleicos envueltos en una capa de lípidos capaces de invadir la célula de cualquier ser vivo y reproducirse rápida y eficientemente, expandirse por las poblaciones, humanas o no, como el fuego en la hojarasca seca. Hoy, esta unidad mínima de vida tiene de rodillas a la humanidad, a su sistema económico y organización social. Nos tiene encerrados en nuestros hogares obligándonos a las reflexiones más profundas y, tal vez, las mas trascendentales en la historia de la humanidad. Depende de cada uno de nosotros descodificar el mensaje que nos trae. Por mi parte he entendido varias cosas que expondré en este artículo y que creo que serán la clave para conceptualizar una educación nueva.

 

 

La primera reflexión a la que llegué fue que el uso del tapabocas no es para cuidarnos a nosotros mismo sino a los demás. Este hecho hace pensar que los seres humanos hemos actuado de forma individualista y egoísta, siempre pensando en el beneficio propio sin considerar que lo que afecta a la sociedad afecta directamente a los individuos que la componen.

 

 

El distanciamiento social nos mostró lo lejos que estábamos de lo fundamental, de la familia y los amigos. Nos enseñó a extrañar a los más cercanos que en ocasiones son los más lejanos. En el afán cotidiano de producir nos olvidamos de nuestros hijos, nuestros padres, nuestras familias y seres queridos. Hoy, que no podemos abrazarnos nos damos cuenta de que esas relaciones son la esencia de la sociedad, que mientras exista el amor entre los cercanos construiremos una mejor relación entre la sociedad.

La vida por encima de la economía. Es hora de empezar a analizar cómo en vez de hablar de crecimiento económico, de desarrollo, incluso sostenible, empecemos a hablar de decrecimiento, crecimiento 0 y descolonización epistemológica. Llegó el momento donde el camino se abre en dos partes: o seguimos por la misma senda desarrollista que tiene al planeta en el filo de la navaja, o tomamos las decisiones necesarias para restaurar nuestros ecosistemas, apreciar y escuchar los conocimientos ancestrales de comunidades indígenas, negras y campesinas para la construcción de un mejor futuro y las bases de una nueva sociedad.

Estamos aprendiendo que solo juntos podemos resolver los problemas más difíciles que enfrenta la humanidad, que el respeto y la consciencia son la clave para que podamos construir un futuro mejor para todos. Hoy la racionalidad humana, o por lo menos la que hemos construido como sociedad occidental no funciona, que tenemos que mirar hacia el corazón, hacia el interior. En la medida en que nos sanemos como individuos, que nos reconozcamos como seres humanos, que miremos hacia adentro y fortalezcamos nuestra espiritualidad lograremos conectarnos a esa consciencia colectiva que sana a las personas y a La Tierra. Como dice el sociólogo Arturo Escobar: sentirpensar con La Tierra.

El mundo cambió. Seguramente cuando salgamos del aislamiento el planeta en algo se habrá recuperado y los seres humanos no podemos volver con la misma actitud prepotente, arrogante y arribista creyendo que somos la única especie importante en La Tierra. Estas son algunas reflexiones a las que he llegado en mi cuarentena y creo que estos son algunos parámetros que debemos utilizar para construir una nueva educación para un nuevo mundo.

keep calm
& write us

keep calm
& write us