REVISTA WIPALA

Un espacio para hablar de turismo territorio y buen vivir

.

Slider

EL TURISMO POSCUARENTENA: EL TURISMO ALTERNATIVO COMO ALTERNATIVA

Por otro lado, la llegada del COVID 19 ha supuesto importantes impactos en la economía mundial y el turismo no ha sido ajeno a esta situación, de hecho, es tal vez el sector más golpeado por la pandemia. Contando que este aporta el 10% del PIB global, el estancamiento del sector supondrá importantes efectos en la economía mundial. Sin embargo, también se ha demostrado, tras la guerra de Irak y el SARS de 2009, que el sector es fuerte y resiliente mostrando recuperaciones rápidas en el tiempo (Meza, 2020).

Se prevé que para el año en curso exista una disminución drástica en la cantidad de viajes a nivel global (La Vanguardia, 2020). Así pues, la OMT calcula que disminuirá la llegada de turistas internacionales a nivel global, y que el turismo ha descendido en un 83% ya que el 99% del mundo se encuentra cerrado.

Esto tendrá un efecto 15 veces mayor a la disminución del sector turístico provocada por el 11 de septiembre, lo que supondrá que se encuentren en riesgo 50´000.000 de empleos en el sector turístico en el mundo. Los efectos del COVID-19 sobre el turismo serán permanentes y el sector debe adaptarse a los retos y oportunidades y este debe hacer frente a la nueva situación de pandemia (Meza, 2020).

El turismo ha sido uno de los renglones de la economía mas importantes del mundo, incluso en algunos países como España se ha convertido en la principal fuente de ingresos. Durante los últimos 9 años el crecimiento del sector ha superado al de la economía global. Sin embargo, desde el año 2017 este viene descendiendo debido a diferentes factores globales como la salida de Inglaterra del Brexit, la situación política en Latinoamérica y la guerra comercial entre Estados Unidos y China (HOSTELTUR, 2020).

Muchos abogan por el turismo posCOVID, esperando que todo vuelva a la “normalidad”. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que es probable que el virus se convierta en endémico. Esto quiere decir que este se mantendrá entre nosotros por varias décadas y que debemos adaptarnos a esta situación (BBC News, 2020). Claramente el turismo no puede quedarse atrás de este importante reto si quiere sobrevivir en el tiempo, lo que significa reinventarse como sector.

Mucho se ha hablado de los efectos del COVID en el turismo. Sin embargo, y bajo mi humilde opinión, no se han enfocado aún en el problema central de esta situación. A mi parecer esta crisis en el turismo global se fundamenta en 2 factores: por un lado, los costos de operación del sector turístico irán en aumento debido a dos situaciones fundamentales: 1. a los protocolos de bioseguridad que se deben implementar en el sector turístico para una operación biosegura y 2. al distanciamiento social que afectará la capacidad de carga y de atención de los prestadores de servicios turísticos.

Por otro lado, se prevé que entraremos en la recesión más fuerte desde la iniciada el Martes Negro de 1929, cuando los mercados bursátiles del planeta se vinieron a pique por la caída estrepitosa de la bolsa de Nueva York, lo que afectó a otros sectores de la economía y a la sociedad en general, y a la postre, tuvo implicaciones políticas de alta relevancia. Lo que hará que la capacidad adquisitiva de la mayoría de la sociedad disminuya drásticamente y por ende el numero de viajes a nivel global. Así pues, un hotel que vendía a un precio determinado sus habitaciones hoy deberá invertir más en desinfección y aseo de sus instalaciones y equipamientos, lo que aumenta significativamente los costos operativos del mismo. Igualmente, la capacidad de atención disminuirá al menos en un 35% pues el distanciamiento social no le permitirá dar hospedaje a la misma cantidad de personas que antes alojaba.

A esta situación habrá que sumarle que mucha gente dejará de viajar debido a la recesión en la que entrará la humanidad o por el simple miedo a ser contagiado. Esto traerá un efecto económico importante en los prestadores de servicios turísticos medianos y pequeños que no podrán mantener sus operaciones bajo estas condiciones.

Así las cosas, es necesario que el turismo se reinvente, que proponga nuevas formas de hacer turismo y se adapte a las condiciones de baja movilidad que exige la nueva realidad del mundo. Hoy el turismo de masas se encuentra agonizante, pues, aunque los prestadores de servicios quieran recibir grandes cantidades de turista se verán limitados por las razones anteriormente mencionadas. El mercado turístico cambió y hay que adaptarse a la nueva situación.

Así pues, los diferentes segmentos del turismo alternativo, contrario al turismo de masas, se convierten en una importante posibilidad para la reactivación del sector a nivel global. Estas tipologías de turismo tienen como característica la conservación y usos sostenible del patrimonio tanto natural como cultural, no requiere de grandes estructuras para la atención de turistas y una participación más democrática de las comunidades receptoras de los beneficios del turismo (UtelBlog, 2018).

Por otro lado, el turismo alternativo exige que los grupos de turistas sean pequeños. Por ejemplo, en el birding los grupos no deben superar a las 5 personas. Así pues, es más fácil manejar el distanciamiento social y los protocolos de bioseguridad con estos segmentos del turismo que con los modelos de desarrollo turístico masivos que exigen grandes infraestructuras, importantes aglomeraciones de gente y operaciones de gran tamaño. Así pues, el turismo alternativo se convierte en la alternativa.

De esta manera, el producto turístico debe dar un vuelco hacia las tipologías de turismo alternativo teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad, lo que quiere decir que hoy el sector debe optar por el diseño de productos turísticos innovadores. Esto se puede convertir en una oportunidad para generar empleo en el inmediato plazo en los eslabones más débiles de la cadena de valor como son los guías y los prestadores de servicios turísticos pequeños, que son los más afectados en el corto y mediano plazo por la pandemia del COVID 19.

Bibliografía

keep calm
& write us

keep calm
& write us